1000

Hace falta invertir en pequeña agricultura

Estudio de Propuesta Ciudadana y Oxfam muestra que el Perú tiene una de las inversiones per cápita en pequeña agricultura más bajas de América del Sur. También revela escasa capacidad de gasto en este sector clave para la seguridad alimentaria del país.

November 14th, 2011 | by

Lima, noviembre del 2011. La Pequeña Agricultura (PA) es un sector clave para la seguridad alimentaria del país y para combatir la pobreza. No obstante, este sector carece aún de políticas que impulsen su desarrollo.

Según el estudio “La Pequeña Agricultura en el Perú: un sector importante pero históricamente postergado”, elaborado por Propuesta Ciudadana y Oxfam, el presupuesto destinado a este sector evidencia la mirada lejana que sobre él han tenido muchos gobiernos, al que han considerado poco rentable.

Por ejemplo, si bien en los últimos seis años el Presupuesto Público Nacional de Apertura (PIA) creció a una tasa promedio anual de 9% y el de PA lo hizo en 13%, la participación de la PA en el presupuesto público sigue siendo baja. Actualmente es de 2.4% (cuando en 2009 representaba 2.9%).

Si se toman en cuenta los riesgos y vulnerabilidades internacionales, así como los retos cada vez mayores que enfrentan los productores, como hacerle frente al cambio climático, más sentido tendría que el presupuesto de la PA con respecto al PBI se incremente.

“Los problemas de disponibilidad del recurso hídrico son cada vez más graves en el campo. Hay productores que han reducido su producción a casi la mitad y eso golpea la alimentación de sus hijos y la provisión de alimentos para los mercados. Requerimos herramientas que nos ayuden a seguir produciendo”, dice Moises Quispe, director de la Asociación Nacional de Productores Ecológicos (ANPE).

Al margen de la falta de visión política, una de las mayores barreras para impulsar este sector es la capacidad de gasto, sea desde el gobierno central o desde los gobiernos sub-nacionales. Muchos fondos no son ejecutados en el año fiscal, y se reincorporan al presupuesto del año siguiente, dando la falsa impresión que los presupuestos se elevan. Así, el presupuesto destinado a la PA en 2010 creció en 35%, aunque si uno lo analiza detalladamente, el incremento no proviene necesariamente de recursos frescos sino de recursos que no fueron ejecutados en el año fiscal, los cuales fueron reincorporados al presupuesto del año siguiente.

Teniendo en cuenta que la pequeña agricultura se encuentra en zonas rurales donde predominan elevados índices de pobreza, y en los cuales representa la principal actividad económica, podría suponerse que los departamentos con mayor población rural y mayores tasas de pobreza tienen un presupuesto per cápita en este sector mayor que el promedio. Pero esto no es así. Los departamentos con las mayores tasas de pobreza, como  Huancavelica (83.9%), Apurímac (74.8%) o Cusco (61.9%), registran un presupuesto per cápita anual de U$64, US$79 y US$35 para la pequeña agricultura, respectivamente, muy por debajo del promedio nacional, que es de US$107. La situación es aún más alarmante si se toma en cuenta que el promedio per cápita nacional, según el informe de Propuesta Ciudadana, es muy bajo si lo comparamos con Colombia (US$163) o Brasil (US$344).

“Es vital que el gobierno impulse el desarrollo de la pequeña agricultura asegurando una inversión racional, acorde con los retos y necesidades actuales, pero que también se preocupe porque se logre un  gasto más eficiente”, dice Giovanna Vásquez, coordinadora de la campaña Crece de Oxfam en Perú.

De otro lado, Epifanio Baca, investigador de Propuesta Ciudadana, sostiene que “la falta de capacidad de gasto y en identificar áreas dónde invertir, es un problema de las autoridades centrales y sub nacionales que termina perjudicando a este sector”.

El informe revela también que las inversiones en la pequeña agricultura en los últimos 10 años se caracterizan por priorizar infraestructura de riego, concentrando más del 50% del presupuesto de inversiones. En contraste, los programas relacionados con la gestión del medio ambiente, que antes tenían al menos una participación del 18% (2006), en el presupuesto del 2011 apenas llegan al 1%. Los productores requieren inversión para implementar riego por aspersión, reservorios de agua, asistencia técnica y acceso a los mercados.

Inversión regional en pequeña agricultura

El informe “Derecho a Producir”, elaborado por Oxfam en base a estudios desarrollados en Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú revela que la mayor parte de los países de la región ha venido reduciendo su inversión en agricultura en los últimos años. Así, el gasto público en el sector agropecuario ha ido cayendo las últimas tres décadas, ubicándose entre el 1% y 3% del presupuesto, a excepción de Paraguay y Bolivia, donde está ligeramente por debajo del 10%. Las bajas cifras de inversión contrastan  con el peso relativo de este sector en la actividad económica de estos países.

Por el contrario, el grueso de la inversión oficial en agricultura se ha concentrado en la que se hace a gran escala y que tiene más capacidad para influir en las autoridades. “La mayor parte de las inversiones que hacen los gobiernos en América del Sur se dirige a apoyar proyectos de irrigación para grandes productores, a la promoción de la agroexportación o a grandes monocultivos de palma aceitera y caña de azúcar destinados a la producción de biocombustibles”, señaló Giovanna Vásquez.

Descargar Informes:

La pequeña agricultura en el Perú. Un sector importante pero históricamente postergado (Página web Oxfam)

La pequeña agricultura en el Perú. Un sector importante pero históricamente postergado (Página Web Propuesta Ciudadana)

Derecho a producir: Invertir más y mejor en la pequeña agricultura de América del Sur (Página Web Oxfam América)

Derecho a producir: Invertir más y mejor en la pequeña agricultura de América del Sur (Página Web Oxfam Internacional)