1120

Contribuyendo al debate sobre implementación de reglamentos de la Ley de la Consulta Previa

Oxfam presentó experiencias prácticas, metodologías y herramientas utilizadas en otros países.

March 19th, 2012 | by

Lima, 19 de marzo de 2012

Expertos de Australia y Bolivia presentan experiencias de consulta previa en sus países

En el marco de la reglamentación de la Ley de consulta previa a los pueblos indígenas u originarios del Perú, Ley N°29785 y,buscando colaborar con su proceso de implementación, Oxfam presentó experiencias prácticas, metodologías y herramientas que han sido útiles en otros países. “Compartimos las experiencias de consulta en proyectos hidrocarburíferos de Bolivia y proyectos mineros en Australia, buscando aprendizajes desde estas experiencias”, señaló Frank Boeren, director Oxfam en Perú.

Perú ya ha tenido algunas experiencias positivas de consulta que deben tomarse en cuenta. Javier Aroca, coordinador regional del Programa de Industrias Extractivas de Oxfam en Perú, señaló que junto con sus aliados y contrapartes, Oxfam ha apoyado procesos de diálogo y consulta en proyectos vinculados a las Industrias Extractivas. Se trata de la experiencia de Tintaya que empezó en el 2001 y que tres años después logró un acuerdo favorable para las comunidades del entorno del proyecto minero. Asimismo, citó la experiencia de la ordenanza regional de San Martin  en materia de derecho a la consulta de los pueblos indígenas impulsada en los últimos años. “Ambas experiencias son ejemplos concretos de cómo hacer la consulta a los pueblos indígenas y demuestran quese pueden lograr consensos entre diferentes actores¨, dijo.

Experiencia boliviana

Iván Bascopé presentó algunas experiencias de Bolivia en el tema. Bolivia es un país primario exportador de gas y, como en Perú, varias zonas de su territorio están concesionadas a empresas extractivas. El sector más avanzado en materia de consulta en ese país es hidrocarburos, mientras que el sector minero está en una etapa inicial y no cuenta con una normativa a favor del derecho a la consulta.

En Bolivia existe una legislación de hidrocarburos que reconoce el derecho a la consulta de los pueblos indígenas en las áreas que se vean directamente afectadas por un determinado proyecto de este sector. A nivel constitucionalse reconoce también como población a consultar a las comunidades indígenas del área indirecta a un proyecto.

La experiencia de Bolivia plantea retos sobre la claridad técnica que se requiere para saber a quién y cómo consultar. El proceso de consulta lo desarrolla directamente el gobierno central a través del Ministerio de Hidrocarburos que tiene un área de gestión socioambiental y un viceministerio encargado de velar por el procedimiento. El proceso de consulta en materia de hidrocarburosse inicia con un acta de entendimiento entre las partes y termina con el acuerdo final.

Entre las lecciones aprendidas en Bolivia,Bascopé menciona que la consulta previa debe orientarse a prevenir los daños e impactos medioambientales, que los pueblos indígenas deberían tener su propio protocolo de consulta y llegar a acuerdos antes de la consulta previa, que los funcionarios que lleven a cabo la consulta deben respetar las formas tradicionales de participación y tomas de decisión de los pueblos y que se les debe dar información adecuada y completa.

Uno de los casos donde el Centro de Estudios Jurídicos e Investigación Social (CEJIS) participó en un proceso de consulta es en Charagua Norte, en Santa Cruz, en el proyecto de “Perforación Exploratoria de los Pozos Tajibo X-4, Aimiri X-1001 y Tacobo X-1003, Campos Tacobo y Tajibo del Bloque San Isidro”. En este caso se ejerció de manera efectiva la aplicación y el ejercicio del derecho a la consulta previa. La realización de la consulta al pueblo indígena guaraní constó de 7 fases, desde abril a noviembre del 2011 y la comunidad logró que el Estado desarrolle el proceso, estableciendo mecanismos apropiados a su cultura, desarrollo y autodeterminación. Este caso marcó una ruta al Estado boliviano de cómo desarrollar un proceso efectivo de consulta.

Bascopé sugiere que el equipo de funcionarios del Estado que participe en la consulta incorpore a ingenieros ambientales, antropólogos, sociólogos y comunicadores sociales que informen previamente a la población sobre  lo que se va a debatir en la consulta. “El reglamento del proceso de consulta debe ser claro. Debería hacerse un inventario social, cultural y ambiental del pueblo indígena y a partir de ello hacer una ruta de etapas hasta firmar el acta del proceso final”, dijo.

Experiencia australiana

El abogado australiano Mark Rumler resaltó aprendizajes y experiencias de su país, que pueden ser útiles en el contexto peruano, como la consideración de algunos mecanismos que permiten operativizar el derecho al consentimiento. Uno de estos aprendizajes es el referido a la firma de un acuerdo en la etapa de concesión minera por parte del  Consejo de Tierras, una instancia australiana que vela por los intereses de  los pueblos indígenas.

El Consejo de Tierras se forma para  determinar y expresar los deseos y opiniones de los pueblos aborígenes que viven en el área donde surgen actividades extractivas. La función del Consejo de Tierras es la de asistir a las poblaciones aborígenes para que puedan decidir sobre un proyecto extractivo minero bajo el marco normativo. Esta institución, señala Rumler, es clave en los procesos de consulta de Australia.

Las comunidades en el norte de Australia tienen el derecho a dar o no su consentimiento en la etapa de concesión, y este resultado se mantiene y respeta con la firma de un acuerdo, que continua hasta las siguientes etapas de la actividad extractiva. En concreto, las compañías que operan en el territorio norte de Australia, aceptan el resultado del proceso de consulta y consentimiento. De acuerdo con Rumler, estos procesos de consulta y consentimiento no han ahuyentado las inversiones vinculadas a sectores extractivos en el territorio norte de Australia. Por el contrario, Rumler afirma que los mineros se han convertido en aliados y socios genuinos en los procesos de desarrollo.